MANZANO

Malus domestica

CLASIFICACIÓN

  • Arbusto o árbol perteneciente a la familia de las Rosáceas y al género Malus.

  • Las Rosáceas comprenden 85 géneros y 2000 especies. Es una familia que se encuentra en todo el mundo, pero sobre todo, en las regiones templadas del hemisferio norte. Son árboles, arbustos, plantas herbáceas y raramente lianas. A pesar de ser una "familia natural", su clasificación es complicada y en algunos casos no hay consenso. Forman parte de esta familia el acerolo, el majuelo o espino blanco, el membrillero, el níspero, la fresa, el manzano, el albaricoquero, el cerezo, la guinda, el ciruelo, el almendro, el melocotonero, el endrino, el peral, el escaramujo, el rosal de Damasco, la mora, la frambuesa y la pimpinela, entre otros.

  • El género Malus incluye de 30 a 50 especies de las zonas templadas del hemisferio norte. Los manzanos silvestres dan frutos de pequeño tamaño (menos de 3 cm de diámetro). Se distinguen claramente razas geográficas. Todos los manzanos silvestres son fértiles entre ellos y con los manzanos de cultivo. Este hecho ha permitido que surgieran numerosísimos híbridos y que, en consecuencia, la nomenclatura sea muy confusa.

  • El manzano o Malus domestica es un árbol que puede llegar a los 10 m de altura y que cuenta con gran número de cultivares, tanto actualmente como a lo largo de la historia. Algunos ejemplos son las manzanas Fuji, Gala, Reineta, Granny, Starking o Golden. 

CULTIVO

El manzano se puede cultivar en climas templados ya que se adapta a zonas relativamente frías y de verano poco cálido, soporta incluso las heladas. Sin embargo, las manzanas de mayor tamaño se obtienen en zonas de verano cálido y en regadío. Las plantas injertadas tienen una vida muy corta, de unos 20 años, lo cual contrasta con los manzanos originados por semillas y que pueden vivir hasta cien años, pero que pueden tardar más de 10 años en entrar en producción. La recolección del fruto suele empezar en otoño. 

HISTORIA

Si bien las manzanas silvestres ya se recogían mucho antes de la domesticación en toda el área de difusión del género Malus, su cultivo fue relativamente tardío, ya que no llegó hasta la invención de las técnicas de injerto. Únicamente el injerto permite multiplicar con clones las formas que presentan los frutos más grandes y dulces. La multiplicación por semillas no permite mantener las características buscadas. Parece ser que las técnicas de injerto provienen de Oriente en la época clásica. Tanto Teofrasto como los agrónomos romanos describen las técnicas elaboradas en Grecia.

Los genetistas consideran que Malus sieversii es la especie que más contribuyó en la evolución de los manzanos modernos. Esta especie de Asia central habría sido pues, una de las primeras en ser injertadas y sus clones mejorados se habrían extendido hacia el Cáucaso y luego hacia el Mediterráneo. La antigüedad del manzano en estas regiones se confirma por la diversidad de nombres en las lenguas caucásicas. Probablemente el nombre caucásico ma estaría en el origen del nombre griego mâlon que luego los romanos adoptaron y transformaron en malum. El término italiano mela deriva directamente de éste. El español manzana y el portugués maçâ provienen en cambio de mala matiana, un cultivar creado por los romanos. Sin embargo, otro nombre latín, pomum, de origen desconocido, dió lugar a los términos usados en otras lenguas, como por ejemplo en francés, pomme. Las lenguas del norte de Europa, conservaron o transformaron nombres indoeuropeos. Apple en inglés, Apfel en alemán, aball en celta o jabloko en ruso.

Los manzanos de sidra tiene una historia propia. La producción de sidra se concentra en algunas regiones de la Europa occidental: Euskadi y Asturias, Normandía, Bretaña y Gales. Aunque las bebidas fermentadas a base de manzanas ya se elaboraban en los primeros siglos, se cree que la producción de sidra con cultivares especializados habría empezado en Euskadi.

Con la colonización europea a partir del siglo XVI, los manzanos europeos se hibridaron con las formas norteamericanas de Malus coronaria. Surgieron así muchos de los cultivares modernos.

USOS

A pesar de que los médicos de la Edad Media no apreciaban demasiado la manzana, ésta se convirtió pronto en un alimento importante en Europa. Algunas variedades, una vez recogidas, se podían conservar durante todo el invierno, hecho que las distingue de la mayoría de frutas, lo cual hizo de ella un alimento de base. En su mayoría, se consume cruda. En el siglo XX, las técnicas de conservación por refrigeración y atmósfera controlada (sustituyendo el oxígeno por nitrógeno) permitieron comercializar manzanas durante todo el año. Por ello se convirtió en una de las frutas más adaptadas al comercio moderno. Al mismo tiempo, su producción se industrializó, y los criterios de rentabilidad fueron antepuestos a los de calidad gustativa. Otra manera de conservarlas es por secado, tanto de manera tradicional como industrial. También es muy consumida en forma de compota, de zumo de manzana y de sidra. Igualmente se puede obtener un edulcorante a base de zumo concentrado de manzana. 

ECONOMÍA

La manzana es, junto con los plátanos, las uvas y las naranjas, una de las principales frutas cultivadas. Los países con mayor producción son China y Estados Unidos. En Europa, Polonia e Italia son grandes productores.