Buscar
  • TRES PLANTAS cocina macrobiótica

BUÑUELOS DE ACELGA AL HORNO




Ingredientes

acelga, puerro y harina de trigo sarraceno


Proporción

al gusto y a ojo


ELABORACIÓN


Hay multitud de formas en las que podemos aprovechar restos de verdura. Sopas, cremas, salsas, croquetas, hamburguesas, pizzas, etc. Y también podemos hacer unos ricos buñuelos.

En este caso los hice de acelgas hervidas y puerros salteados, porque es lo que me había sobrado ese día, pero como ya habrás imaginado, la receta de hoy sirve para casi cualquier verdura. Si se trata de una verdura muy tierna y blanda no tendrás más que añadir la harina. Si por el contrario la verdura que te ha sobrado es más dura o los trozos muy grandes, deberás chafarla un poco con ayuda de un tenedor antes de introducir la harina.


1. Pon la verdura en un bol y ve agregando la harina de trigo sarraceno.


2. Si es necesario, añade un poco de agua. Yo no he tenido que hacerlo ya que intencionadamente no había extraído el exceso de agua de la acelga. En cualquier caso será solo una pequeña cantidad y siempre fría o tibia (el agua caliente cocería la harina provocando grumos).


3. Debes buscar una consistencia que te permita manejar la masa con ayuda de dos cucharas y que a la vez sea agradable para ti.


4. Una vez conseguida la textura deseada, añade sal, mezcla y ve haciendo los buñuelos. Llena una cuchara con la masa y con ayuda de la segunda cuchara, vuélcala en la bandeja de horno. Ésta puede estar previamente aceitada o puedes usar papel de horno. Incluso puedes aceitar el papel de horno y así los buñuelos quedarán más sabrosos. Con el dorso de la cuchara aplasta un poco la masa.


5. Repite la operación hasta que se acabe la masa y luego introduce la bandeja en el horno precalentado a 160º - 180º. Usa la opción arriba y abajo. Sino a media cocción deberás girar los buñuelos.


6. El tiempo variará mucho según la humedad de la masa, pero teniendo en cuenta que la verdura ya está cocida y que la harina de trigo sarraceno cuece rápidamente, en 20 minutos, o menos, estarán listos.


7. Cuando los saques del horno, puedes pulverizar los buñuelos con un poco de salsa de soja para darles más sabor. Hazlo cuando aún estén calientes, así el tamari se secará.


Como siempre, te animo a que uses esta receta para experimentar con diferentes sabores y texturas.



ARTÍCULOS DIVULGATIVOS


Clica sobre el nombre de la planta para leer su artículo.

acelga puerros trigo sarraceno