Buscar
  • TRES PLANTAS cocina macrobiótica

ENSALADA PRENSADA

Actualizado: 26 oct 2021




Ingredientes

zanahoria, rabanitos y pasas


Proporción

1 medida de zanahoria, 1 medida de rabanitos y 1/2 medida de pasas




ELABORACIÓN


Mide con una tacita, un vaso o un recipiente más grande, según tus necesidades.

Si pones más cantidad de una de las dos verduras, también queda rica.


Lava las zanahorias y los rabanitos. Si encuentras rábanos, de cualquier color, también sirven. A continuación corta ambas verduras en láminas muy finas o en cerillas. O si lo prefieres, puedes rallarlas. En cualquier caso, los trozos deben tener muy poco grosor.


Ponlas en un bol o recipiente amplio y añade sal marina sin refinar. La cantidad es al gusto, pero si quieres obtener el resultado buscado, deberá ser bastante más que para una ensalada corriente. El doble como mínimo. Mezcla bien la sal con las verduras a la vez que ejerces cierta fuerza, como si quisieras darles un masaje. Eso hará que la sal entre en sus fibras y en consecuencia el contenido en agua de las verduras salga a la superficie. De hecho, las verduras empezarán a brillar.


Ahora ya puedes añadir las pasas, mezclar y compactar la verdura en el fondo del bol. El siguiente paso, consiste en ponerles un peso. Busca un plato que cubra toda la verdura. Quizá si lo pones al revés la cubrirá mejor. Encima del plato pon cualquier cosa que pese, es decir, algunos kilos que ayudarán a prensar la verdura. Yo suelo poner varios platos apilados y algún kilo de harina o de sal.


Si alguna vez has fermentado verduras, verás que este proceso tiene algunas similitudes con el de fermentación, sin embargo, el resultado es muy diferente a nivel de sabor, textura y efectos en nuestro cuerpo.


La idea de esta ensalada no es consumir verduras fermentadas (aunque una de las maneras de iniciar este proceso también necesita la acción de la sal y de la presión). A grandes rasgos, la diferencia básica entre las verduras fermentadas y las verduras prensadas, reside en el factor tiempo. Es decir, para que una verdura fermente se requieren días o semanas, mientras que una verdura prensada se consume al cabo de 1 o 2 horas. En el caso de algunas verduras, a los 30 minutos los resultados ya son muy visibles.


¿Y cuáles son esos resultados? La verdura se mantiene crujiente, pero se ablanda un poco y libera agua. Como decía, en el caso de algunas verduras, como por ejemplo la col china, el excedente de agua que aparece en menos de 30 minutos es sorprendente.


Pasado el tiempo que te parezca correcto, quita el peso y con las manos ves cogiendo puñados de verdura y apriétala para que aún suelte más agua. Deposita cada puñado en un nuevo recipiente.


Comprobarás que el sabor se ha concentrado a causa de la pérdida de agua. Si te parece que el sabor de la sal es demasiado intenso, puedes enjuagarlas un poco en agua limpia. Cuélalas y ponlas de nuevo en el bol donde las servirás. Si al contrario, te parece que falta sal, probablemente es que no había suficiente para conseguir el efecto buscado.


Espero que te guste esta ensalada y que te animes a prepararla con otras verduras. Por cierto, las pasas simplemente son para conseguir un contraste de sabores con las verduras elegidas para esta receta, pero son totalmente opcionales.


ARTÍCULOS DIVULGATIVOS


Clica sobre el nombre de la planta para leer su artículo.

zanahoria rábano vid