Buscar
  • TRES PLANTAS cocina macrobiótica

PALITOS DE TRIGO SARRACENO Y SÉSAMO

Actualizado: 26 oct 2021




Ingredientes

trigo sarraceno y sésamo


Proporción

3 medidas de harina de trigo sarraceno, 1 medida de semillas de sésamo tostadas, 1 medida y 1/4 de agua y sal al gusto



ELABORACIÓN


Mide con una tacita, un vaso o un recipiente más grande, según tus necesidades.

Yo uso una tacita y me salen 64 palitos de unos 5 cm de largo por algo más de 1 cm de diámetro. Para esta cantidad, le pongo una cucharada de postre rasa de sal.


Como ya sabes, en este blog comparto recetas tan simples que solo requieren 3 ingredientes. Pues bien, estos palitos son una excepción. Me parecen tan ricos y prácticos que he decidido saltarme la regla del 3, ya que en este caso, con dos plantas ya tenemos la receta.


Desde hace unos meses, intento hacer una nueva hornada antes de que se acaben los últimos. Son ideales tanto para picar entre horas en casa, como para llevártelos cuando sales.


Lo primero que debes hacer es tostar las semillas. Yo prefiero comprarlas sin tostar porque así consigo el punto de tostado que a mí me gusta, lo cual es importante sobre todo para hacer gomasio o sal de sésamo como la llaman algunos. En una cazuela pon las semillas. Si pones demasiadas, te costará tostarlas uniformemente, así que si hace falta tuéstalas en un par de veces.


Cuando la cazuela ya esté caliente, agítala casi constantemente a la vez que remueves con una cuchara. Una buena señal para saber si ya están tostadas es ver que las semillas ya no se pegan a la cuchara metálica. Si además de eso se han hinchado, sácalas del fuego y deja que se enfríen en otro recipiente. Es mejor volver a tostar una segunda vez si han quedado crudas, que tener que tirarlas. Si a simple vista no te queda claro si se han quemado o no, pruébalas. Si son amargas, se han tostado demasiado.

En un bol o recipiente, mezcla la harina, la sal y 1 medida de agua. Luego añade el sésamo. Puedes ponerlo desde un principio pero creo que así absorbe menos agua y mantiene más su tostado. Empieza a amasar. Verás que es una masa bastante seca y algo arenosa, es normal. Ahora puedes empezar a añadir el resto del agua, progresivamente, porque quizá no haga falta que la pongas toda.Y sobre todo, no le pongas más de la que indico a menos que quieras crear otra receta. Sigue trabajando la masa y verás que con esa cantidad de agua es más que suficiente.


Si sueles usar harina de trigo común, te señalo dos grandes diferencias. Una es que el agua debe ser fría, de lo contrario se te harán grumos. La segunda es que el trigo sarraceno, al no tener gluten, no requiere tiempo de reposo.


Por tanto, una vez tengas una masa homogénea, ya puedes darle forma de rollo alargado. Córtalo en 8 trozos iguales y de nuevo dales forma de rollo alargado a estos trozos. Hecho esto, cúbrelos con un trapo o un recipiente para que no se sequen mientras empiezas a hacer los palitos.

Coge uno de los trozos y con las dos palmas de las manos, deslízalo hacia delante y hacia detrás encima de la mesa de trabajo a la vez que lo haces girar sobre sí mismo, como si fuera un rodillo. La idea es que esos 8 rollos de unos 10 cm de largo por unos 3 cm diámetro, se conviertan en unas "cuerdas" de 40 cm de largo por algo más de 1 cm de diámetro.


Si la masa te ha quedado un poco más húmeda de la cuenta, es posible que para manipularla tengas que espolvorear un poco de harina encima de la superficie de trabajo para que no se pegue.


Intenta que todas las "cuerdas" sean del mismo grosor y longitud. Cuando ya tengas las 8 hechas, júntalas, presiónalas un poco con algún plato o recipiente para que se aplanen un poco y córtalas todas de una vez. Yo lo hago cortando por la mitad y luego la mitad de la mitad etc de manera que cada "cuerda" se divide en 8 y así me salen los 64 palitos, pero quizá a ti te gustan de otro tamaño o te parece mejor otra técnica para hacerlos.


El tiempo de horneado variará en función de si les has puesto más o menos agua, de la forma que les hayas dado y de si los prefieres más o menos tostados. Yo suelo cocerlos 10 minutos por cada cara, con el horno precalentado y a 150 º C. De hecho, es por esa razón que los aplano un poco, para darles la vuelta más fácilmente y que se mantengan sin rodar por la bandeja del horno.


Al ser bastante secos te recomiendo dos cosas. La más importante es que los mastiques muy bien para digerirlos mejor y para que no te den sed y la segunda es que una vez enfriados los pongas en un recipiente hermético para que mantengan la misma textura. Si lo haces así se conservan una semana perfectamente.


Por último decir que estos palitos se inspiran en una receta clásica de la cocina macrobiótica en la que también se usa harina de trigo sarraceno y semillas de sésamo, aunque en forma de gomasio y todo ello mezclado con muy poca agua.




ARTÍCULOS DIVULGATIVOS


Clica sobre el nombre de la planta para leer su artículo.

trigo sarraceno sésamo