Buscar
  • TRES PLANTAS cocina macrobiótica

SOPA DE COLINABO Y TIBURONES




Ingredientes

colinabo, pasta de trigo integral o semi integral y tamari (salsa de soja natural)


Proporción

al gusto y a ojo


ELABORACIÓN


Bajo este nombre tan sugerente se esconde una receta campeona en simplicidad. Con una sola verdura, pasta y tamari, tienes una sopa sabrosa y que sorprende a algunos.


La sorpresa viene esencialmente por el desconocimiento de esta verdura. Como explico en el artículo divulgativo sobre esta planta, en los países del norte de Europa es bastante habitual pero en otras zonas no es tan fácil encontrarla.


Y luego... ¿tiburones? No te asustes. En España se denomina así a un tipo de pasta que por su forma, parecida a una caracola, recoge muy bien el caldo o la salsa de la preparación para la que la uses. Si no dispones de ella o prefieres otra pasta, cualquier forma servirá. Fideos, lacitos, hélices… o incluso cereal en grano. De hecho con arroz integral que ya tengas previamente cocido también está muy rica.


Para adelantar algo de tiempo, antes de empezar a cortar el colinabo, pon agua con sal a hervir. Si tienes unos minutos más, ponlo con el agua fría, parece que así el sabor de los ingredientes se transfiere más al agua.


En primer lugar, tienes que pelar el colinabo. Su piel es bastante gruesa y es mejor quitarla. Pon atención. Cuando no se conoce esta verdura, es frecuente dejar algunos trozos de piel o de fibra. El color de su carne es blanquecino y la piel de color verde muy claro (existen colinabos de color morado pero son escasos).


Una vez pelado el colinabo, ya has hecho lo más difícil de toda la receta. Córtalo como desees, yo suelo hacerlo en cubos de casi 2 cm. Antes de poner el colinabo en la cazuela, si nunca antes lo has probado, te recomiendo que comas un trocito crudo. Tiene un sabor refrescante y algo afrutado muy interesante para mezclar con otras verduras crudas y ralladas como zanahorias o rábanos o para otros tipos de ensaladas.


Dependiendo de la pasta que decidas usar, el tiempo de cocción del colinabo se acercará más o menos al de la pasta. Es decir, si la pasta es de cocción muy rápida (tipo fideos pequeños) mejor esperar a que el colinabo esté bien cocido y luego verter la pasta. Si por el contrario usas una pasta de cocción más larga, deja que el colinabo hierva unos minutos antes de añadir la pasta.


Una vez la pasta ya está cocida, apaga el fuego y añade un poco de tamari. Pruébala y añade un poco más si es necesario. No es imprescindible usarlo, únicamente con sal también está rica, pero con un tamari de buena calidad, mejora sustancialmente.


Como ves, no he especificado las proporciones. Incluso en una misma casa, suele haber los que prefieren las sopas espesas y los que las prefieren con mucho caldo, ¿no?


ARTÍCULOS DIVULGATIVOS


Clica sobre el nombre de la planta para leer su artículo.

colinabo trigo duro soja