Buscar
  • TRES PLANTAS cocina macrobiótica

SOPA DE RÁBANO Y PEREJIL

Actualizado: 26 oct 2021



Ingredientes

rábano, harina de trigo sarraceno y perejil


Proporción

6 medidas de agua, 1/2 medida de rábano, 1/2 medida de harina de trigo sarraceno, sal y perejil al gusto


ELABORACIÓN


Mide con una tacita, un vaso o un recipiente más grande, según tus necesidades.

Si mides con una tacita tendrás una ración individual.


Pon 5 medidas de agua con sal a hervir. Deja 1 medida más reservada. Añade los rábanos previamente lavados y cortados en láminas finas o en trozos grandes si no te importa que la cocción requiera más tiempo. No hace falta que esperes a que hierva el agua para verterlos en la olla. Al hacerlo así, el agua absorberá más el sabor de la verdura y el caldo será más sabroso. Si, por el contrario, viertes la verdura cuando el agua está hirviendo, ésta conservará más su sabor. En realidad, la diferencia no es tan notable, pero este método sería más aconsejable para recetas en las que no vamos a aprovechar el agua de cocción.


A continuación, puedes picar un poquito de perejil.

Cuando veas que el rábano ya está medio cocido es el momento de añadir la harina de trigo sarraceno. Ahora es cuando vas a usar esa medida de agua que falta. La razón es que la harina de trigo sarraceno cuece con mucha facilidad y si la vertemos en la olla o la mezclamos con agua caliente, se formarán grumos.


Por tanto, mezcla bien la harina de trigo sarraceno con el agua reservada hasta que consigas una masa homogénea. Después viértela en la olla y remueve bien. Verás que la harina le aporta densidad y cuando la pruebes verás que también le añade sabor.


Si los rábanos ya están cocidos y han pasado 5 minutos desde que has incorporado la harina, ya puedes apagar el fuego.


Al servir la sopa, ponle el perejil y, si te apetece, un chorrito de tamari (salsa de soja natural).


Se trata de una sopa muy adecuada para las estaciones frías, ya que tanto el rábano cocido como el trigo sarraceno tienen la capacidad de calentar más allá del momento en que tomas la sopa.


Por otro lado, cualquier variedad de rábano que encuentres servirá. Aunque el interés por esta verdura va en aumento, no todos los comercios o agricultores disponen de ella, pero seguro que puedes encontrar los rabanitos, redondos o alargados, que se suelen usar para las ensaladas. Si solo encuentras de este tipo, no hay problema, cocidos también están muy buenos.



ARTÍCULOS DIVUGATIVOS


Clica sobre el nombre de la planta para leer su artículo.

rábano trigo sarraceno perejil