CEBOLLA

Allium cepa

CLASIFICACIÓN

  • Planta perteneciente a la familia de las Amarilidáceas y al género Allium.

  • Las Amarilidáceas comprenden 73 géneros y 1460 especies que se pueden encontrar en las regiones templadas y cálidas del hemisferio norte, de África del sur y de Suramérica. Son plantas herbáceas que poseen bulbos. Solo algunas especies del género Allium son comestibles. En los demás casos, a menudo se trata de flores ornamentales.

  • El género Allium comprende entre 260 y 690 especies, extendidas principalmente por Eurasia y Norteamérica. El olor y el sabor que producen las Allium cuando se las manipula se debe a una familia de precursores, los sulfóxidos de cisteína, que se transforma en sulfuros volátiles bajo la acción de una enzima contenida en sus células, la aliinasa. Entre las especies comestibles nos encontramos sobre todo con cebollas, puerros, ajos, cebolletas y chalotas.

  • La especie Allium cepa incluye diferentes variedades. Se distingue entre la cebolla propiamente dicha, que forma un solo bulbo y se reproduce por semillas, y la chalota, que forma varios bulbos y se reproduce, en general, vegetativamente, es decir, a partir de un fragmento del propio organismo. A su vez, los cultivares de cebolla se pueden clasificar por su color, forma, sensibilidad a la duración de la luz del día y el tipo de uso.

CULTIVO

Se trata de una planta bianual que debido a su gran número de variedades, se puede cultivar en una amplia variedad de climas y regiones. La mejor época de siembra de la cebolla es cuando la temperatura del ambiente es de 13 ° a 28 ° aunque es una planta que tolera diferentes temperaturas. Las variedades de cebolla que se denominan de días cortos son aquellas que forman el bulbo durante días con una iluminación de poca duración (10-12 horas al día) mientras que los cultivos denominados de días largos son aquellas plantas que forman el bulbo en días con mucha iluminación (13-16 horas al día),

El momento adecuado para la cosecha de la cebolla depende de la variedad sembrada, junto a otros factores como la región y la estación donde ésta se ha cultivado. Sin embargo, se puede decir que el tiempo va desde los 85 a los 300 días después de la siembra.

Para su consumo inmediato, se debe arrancar los bulbos cuando estos sean necesarios, en cualquier etapa de su desarrollo. En cambio si se busca almacenarlos durante algunos meses (estos pueden durar de 3 a 6 meses, dependiendo del cultivar de cebolla y las condiciones de almacenamiento), se debe esperar hasta que las hojas más viejas se sequen, y que los bulbos adquieran el color que los caracteriza. Posteriormente se procede al curado, proceso por el que la cebolla pierde el exceso de agua, mediante la exposición del bulbo al sol durante 3 a 10 días. Después de este período, cuando se observa que las hojas y la capa externa de la cebolla están completamente secas, se puede almacenar en un lugar fresco y seco, en trenzas que se fabrican de sus propias hojas, amarradas a palos, o en contenedores, cortando las hojas y dejando solo el bulbo. Es importante para la conservación de las cebollas mantener los bulbos secos y con buena ventilación.

HISTORIA

La cebolla llegó muy pronto a la zona denominada el Creciente fértil, la región histórica que se corresponde con parte de los territorios del Levante mediterráneo, Mesopotamia y Persia. También se cultivaba en Egipto, tal y como lo muestran algunos bajorrelieves que datan del 2420 a. C. en los que aparecen manojos de cebollas así como escenas de su cultivo.

Desde Egipto la cebolla debió llegar tempranamente a Sudán y luego a una parte de África tropical. También se extendió hacia el este y en India, ya en el siglo Vº a.C., se cita su uso medicinal en el Charaka-Samhita. También se extendió por China y Japón pero es en la cuenca mediterránea donde la cebolla se diversificó. En el este de Asia su cultivo no se generalizó hasta el siglo XIX.

En América tropical la cebolla llega con los cultivares españoles y portugueses.

En el ámbito etimológico, el latin cepa persiste en el occitano cèbe o el catalán ceba, pero es su derivado cepulla el que ha dado origen al término italiano cipolla o el español cebolla. Otras lenguas europeas usan términos derivados del latín dialectal unio que hacía referencia al bulbo único de la cebolla por oposición al ajo. Es el caso del neerlandés ui y del francés oignon. El inglés onion es un préstamo del francés.

.

USOS

La cebolla es uno de los condimentos o verduras más usados, tanto cruda como cocida. Se suele combinar con otras verduras y forma parte de numerosas salsas. Su uso en crudo suele estar asociado a las ensaladas.

ECONOMÍA

La producción de cebolla se da en todo el mundo, tanto en regiones templadas como tropicales. Todos los países la cultivan para su consumo interno, aunque al ser la cebolla seca de fácil transporte, forma parte de las verduras que cuentan con un mercado realmente internacional. Los países del hemisferio sur y los países mediterráneos son grandes exportadores.