RÁBANO

Raphanus sativus

CLASIFICACIÓN

  • Planta perteneciente a la familia de las Crucíferas y al género Raphanus.

  • Las Crucíferas comprenden 337 géneros y 3350 especies. Es una familia muy cosmopolita pero poco presente en el hemisferio sur y menos aún en las regiones tropicales. Forman una familia natural reconocida desde la Antigüedad, aunque convive actualmente con el término, también válido, de Brassicaceae. Las plantas de esta familia son fáciles de reconocer porque sus flores están formadas por 4 pétalos cruzados. Estos pétalos no tienen adherencia alguna entre sí y el cáliz se compone también de 4 hojitas libres, asimismo cruzadas. La mayoría son plantas herbáceas, pero las hay también más o menos lechosas, aunque en general, de poca altura, en forma de matas.

  • El género Raphanus comprende 8 especies que se extienden desde Europa y el Mediterráneo hasta Asia central.

  • La especie Raphanus sativus incluye diferentes variedades como el rábano común, el rábano negro, los rabanitos, el daikon o el rábano chino, entre otros. Existen varias especies de Raphanus que comparten el mismo número cromosómico y que se hibridan fácilmente, lo cual conlleva ciertas confusiones o dificultades respecto a su clasificación. A su vez, se trata de una especie muy variable en la forma de su fruto. 

​​

CULTIVO

Planta anual o bianual dependiendo del clima. Teniendo en cuenta su cultivo se puede distinguir entre rábanos de primavera y de invierno. Los primeros se siembran desde principios hasta finales de primavera, y se cosechan hasta verano. Su temporada de cultivo dura unos 30 días.

Los rábanos de invierno, por lo general, son grandes, motivo por el cual necesitan más tiempo para madurar, entre 50-70 días. Se suelen sembrar a finales de verano y principios de otoño.

HISTORIA

El rábano se cultiva como planta alimenticia desde tiempos remotos. Se dice que ya en el 3000 a.C. Figuraba en la alimentación habitual de los egipcios. Los autores se inclinan a creer que el rabanillo silvestre, Raphanus raphanistrum, representado por la subespecie rostratus, del Próximo Oriente, podría haber dado origen al rábano común, cultivado en las huertas.

Los rabanitos, sin embargo, vendrían de otra subespecie y habrían aparecido en Italia en el siglo XVI.

Los romanos disponían de tres denominaciones diferentes para los rábanos: armoracia, radix y raphanus. Términos, todos ellos, que han dado origen a diferentes nombres de esta verdura en Europa. El castellano recoge el último término, raphanus, que a su vez proviene del griego raphanos.

USOS

Aparte de las raíces y los frutos, se pueden consumir las hojas de casi todos los rábanos. Probablemente fue el primer uso que se les dió a los rábanos silvestres en el Mediterráneo. Parece ser incluso que las pequeñas flores de la subespecie landra habrían sido especialmente apreciadas como verdura silvestre.

En Francia se consumen tradicionalmente las hojas de los rabanitos en forma de potaje. En Asia este uso es aún más importante. De hecho, en Japón se ha seleccionado un cultivar con este objetivo. Se pueden cortar las hojas varias veces o consumir la planta entera, con la raíz incluida. También en este país, los brotes se consumen en ensalada.

La raíz se consume tanto cruda como cocida. En Asia además de estos usos, existe también la tradición de hacer conservas con los rábanos grandes, ya sea fermentados, en salmuera o en vinagre.

ECONOMÍA

Europa en su conjunto produce más rábanos que Estados Unidos, aunque allí la producción se centra sobre todo en los rabanitos. En Asia, se trata de una verdura de base y por tanto se produce en cantidades superiores. En Japón, es la tercera verdura más cultivada.