Buscar
  • TRES PLANTAS cocina macrobiótica

BASTONES DE POLENTA CON COL Y ZANAHORIA

Actualizado: 26 oct 2021




Ingredientes

polenta precocida, col de Milán o berza y zanahoria


Proporción

1 medida de polenta por 5 medidas de agua



ELABORACIÓN


Mide con una tacita, un vaso o un recipiente más grande, según tus necesidades.

Yo uso una tacita de café y me sale una buena ración de bastones.

Pon a hervir las 5 medidas de agua y añade la sal. Cuando hierva, vierte la polenta en forma de lluvia para que no se hagan grumos. Mientras, remueve con unas varillas manuales o con un tenedor.


Cuando se haya espesado, sigue removiendo con una lengua de silicona o una pala de madera para poder remover bien en el fondo y que éste no se pegue. Ve graduando el fuego. Si no hay burbujas no cuece, pero si hay demasiadas te puedes quemar con las salpicaduras. De hecho, yo suelo ponerme un guante de horno para evitar sustos. A menudo los tiempos indicados en el paquete no son suficientes, se necesitan 20 minutos para que la polenta precocida quede realmente cocida.

Pasados los 20 minutos, vierte la polenta en una bandeja ligeramente untada con agua. Unas gotas bien repartidas serán suficientes para que se deslice bien. Espárcela antes de que empiece a enfriarse. Puedes ir mojando la lengua de silicona con agua para que no se le pegue la polenta. Si no haces una capa muy gruesa, tardará menos en solidificarse.

Mientras se enfría, hierve la col en agua con sal. La que yo suelo encontrar es la de Milán, pero cualquier variedad que te guste o que encuentres servirá.

Ya fría la polenta, la podrás cortar fácilmente. Puedes hacer bastones, cuadraditos o incluso usar moldes de galletas. Ponlos en una bandeja de horno previamente pincelada con aceite y hornea. Puedes dejar los bastones un poco fritos o si los dejas más tiempo dentro del horno quedarán más crujientes por fuera.

Y para darle un toque de frescura y color al plato, ralla unas zanahorias y alíñalas con sal y aceite.

Solo te falta una sopa o crema de verduras y ya tienes el menú completo.

Si no tienes tiempo de hacer los bastones, simplemente vierte la polenta una vez cocida, aún caliente, en el plato. Con un chorrito de salsa de soja natural (tamari) está muy buena. Y si haces muy poca cantidad o no tienes horno, también puedes freír los bastones en una sartén con un poco de aceite.




ARTÍCULOS DIVULGATIVOS


Clica sobre el nombre de la planta para leer su artículo.

maíz col de Milán zanahoria