Buscar
  • TRES PLANTAS cocina macrobiótica

TIMBAL DE ARROZ, AZUKIS Y CALABAZA

Actualizado: 29 mar




Ingredientes

arroz integral, azukis y calabaza


Proporción

para cocer el arroz: 1 medida de arroz por 2 de agua (en olla a presión)

para cocer los azukis: 1 medida de azukis por 2 y ½ de agua (en olla a presión)


ELABORACIÓN


Esta receta no es más que una vuelta a un clásico entre los clásicos de la cocina macrobiótica. Con un toque estético para ocasiones especiales, o no. En realidad, lo que me importa es recordarte o explicarte lo bien que combinan estos tres ingredientes a nivel gustativo y cómo te agradece tu cuerpo que los tomes, especialmente en casos de diabetes.


Si quieres saber más sobre este último punto, te recomiendo que vayas a buscar tu ejemplar de El zen macrobiótico de George Ohsawa y leas las recetas 3 y 73 y las indicaciones para esta enfermedad en el capítulo de Regímenes curativos.


Lo que más tiempo te va a llevar es la cocción del arroz y los azukis. A menos que ya los tengas cocidos por separado porque los usaste para otra preparación, lo más cómodo es cocerlos juntos. En la receta de arroz con calabaza y escarola explico en detalle cómo cocer el arroz integral. En este caso el tiempo (45 min) y el procedimiento será el mismo, simplemente debes añadir la mitad de azukis que de arroz y la parte proporcional de agua de cada uno de los dos ingredientes. No hace falta que pongas los azukis en remojo.


Mientras la olla a presión hace su trabajo, prepara la calabaza. Es preferible que sea potimarron o al menos redonda, ya que las que se conocen como calabaza cacahuete o violín son menos gustosas y suelen contener mucha agua. Y si encuentras una calabaza Hokkaido, estás de suerte.


Con excepción de la cacahuete, la piel cuece fácilmente y tiene buen sabor y textura, así que lava la calabaza con un cepillo y córtala. Primero, en un lateral, corta una lámina, se trata de crear una base plana para seguir cortando con más comodidad y seguridad. Asienta la calabaza en esa base y córtala entera, en horizontal. Es decir, separando la parte de arriba de la de abajo. Ahora, con una cuchara retira las semillas y las hebras. De nuevo, apoyando los trozos en la base plana y con la carne hacia ti, corta trozos más pequeños. El cuchillo entra con mucha más facilidad si va de la carne hacia la piel que a la inversa. Una vez ya tienes varios trozos medianos, acaba de cortarlos del tamaño que desees.


Puedes cocer la calabaza tal y como se indica en la receta que he citado más arriba, o si quieres que su sabor se concentre aún más, al horno. Utiliza una bandeja de horno con tapa. Si no tienes tapa, cubre la bandeja con papel de aluminio. Si la calabaza que has encontrado es tipo cacahuete, no hace falta que la tapes, difícilmente se secará en exceso.


Ve pinchando con un tenedor la calabaza de vez en cuando. Cuando notes que esté tierna apaga el horno.


Antes de montar los timbales aliña los azukis con un poco de salsa de tamari y aplasta la calabaza hasta convertirla en puré. Puedes dejarlo con una textura homogénea o con algunos trozos enteros, a tu gusto.


Unos 30 minutos antes de comer, enciende el horno y pincela con aceite una bandeja plana o placa de horno. Con la ayuda de un molde alto para galletas o un aro para timbales, dispón una capa de arroz, una capa de azukis y una capa de calabaza. Con la cuchara, compacta bien cada capa, de manera que el timbal permanezca sólido una vez quites el aro.


En unos 20 minutos tus timbales deberían estar listos. El objetivo no es secarlos, sino calentarlos y realzar el sabor, así que no deberían necesitar más tiempo si el horno ya está caliente.


Con una sopa o crema como primer plato y acompañando el timbal con alguna otra verdura, tienes un menú completo, rico y vistoso.


Por último te recomiendo, que un día pruebes el arroz con azukis, sin más. Verás qué delicia y qué bien se digieren los azukis a diferencia de otras legumbres.


ARTÍCULOS DIVULGATIVOS


Clica sobre el nombre de la planta para leer su artículo.

azuki arroz calabaza potimarron