Buscar
  • TRES PLANTAS cocina macrobiótica

BUÑUELOS DE CALABACÍN Y CEBOLLA




Ingredientes

calabacín, cebolla y harina de trigo sarraceno


Proporción

1 medida de calabacín rallado, ½ medida de cebolla picada y 1/4 medida de harina




ELABORACIÓN


Mide con un vaso o un recipiente más grande, según tus necesidades. Yo uso un bol grande de sopa y salen unos 20 buñuelos. Suelo usar un calabacín mediano-grande y una cebolla grande. También puedes poner más cebolla que calabacín, como quieras.


1. Lava el calabacín. Puedes pelarlo o no. Rállalo.


2. Pela la cebolla y déjala bien picadita.


3. En un recipiente amplio, mezcla la verdura con abundante sal. Yo pongo una cucharada de postre muy colmada. Haz como si le dieras un masaje, así la sal penetra en la verdura.


4. Deja la mezcla en un recipiente en el que puedas poner un plato encima y peso. Un kilo o dos de cereal o sal o una pila de platos. El objetivo es que la verdura pierda agua. Al cabo de 30 minutos ya ha expulsado la mayor parte.


5. Pasado este tiempo, ve cogiendo la verdura a puñados y, presionando con las manos, elimina el agua al máximo. Después, si tienes tiempo y ganas, puedes volver a ponerle el peso 30 minutos más, volverá a aparecer agua. Si no, pasa al siguiente punto.


6. Pon una sartén a calentar y, cuando coja temperatura, vierte un poco de aceite. Saltea la verdura a fuego intenso hasta que se dore y esté medio cocida o incluso un poco más. Verás que, entre quitar el agua y saltear, queda reducida a un tercio de su volumen inicial.


7. Pasa la verdura a una ensaladera o a un recipiente amplio. Cuando esté tibia o fría, añade la harina. La cantidad es orientativa, ya que variará según la cantidad de agua que hayas extraído y de cuánto la hayas salteado. Añade un poco de sal y mezcla bien.


8. Para freír los buñuelos te recomiendo que sigas las indicaciones que di en la receta de los aros de cebolla.


9. Cuando el aceite esté caliente, forma una bola aplanada con dos cucharas y viértela directamente en el aceite. Añade algunas más, sin llenar demasiado la sartén o cazuela, y repite la operación hasta que se acabe la masa.



Al igual que con los aros de cebolla, te aconsejo que acompañes los buñuelos con alguna ensalada o verdura cruda. Los rabanitos, por ejemplo, son muy adecuados, ya que tienen un efecto refrescante que compensará muy bien ese calor tan intenso que la fritura transmite a los alimentos.




ARTÍCULOS DIVULGATIVOS


Clica sobre el nombre de la planta para leer su artículo.

calabacín cebolla trigo sarraceno